Correos y sus negras navidades

Correos y sus negras navidades

 

Un año más correos nos prepara una navidad cruel.

Se acerca la época navideña, una época que de por si no es que me guste demasiado. Aglomeraciones en centros comerciales, colapso de tráfico en grandes ciudades, y en general, caos. Desde hace unos años, el auge de la importación sube progresivamente y con él, un problema añadido, Correos. Todos los paquetes pasan por ellos. Unas de las “normas” no escritas en la compra de productos de importación es hacer el envío ordinario. Como lo hagas vía DHL o similar…, es decir, de pago, te lo paran en aduanas seguro. Con lo cual, a lo que hayas comprado, súmale 30 o 40 euros sin problemas. Es por eso que, en estas fechas, existe un problema generalizado desde hace varios años al cual hay que sumarle actores secundarios importantes. Vamos a darle un repaso.

 

Las tradiciones son uno de los problemas.

Por muy informatizado que esté el proceso, y que ha ayudado en gran medida a ahorrar faena, sigue existiendo un problema, las cartas de los niños. Como padre, me encanta ver al enano ir con el colegio al buzón de correos a enviar la carta a los reyes magos. Es una tradición que mola mucho y que no se debería perder. Eso sí, genera un volumen importante de cartas que no van a ningún sitio. Supongo que el scanner de correos ve que no tienen sello y pasan a un departamento que se encargará de verificar que pasa. Eso genera tiempo y personal. Con lo cual, para una empresa que de por si hacen corto de personal, esto es un problema importante. A esto hay que sumarle la de cientos de miles de envío que hay de postales navideñas y regalos que siguen enviándose por correos.

 

Unipost agrava el problema.

Con el ERE presentado por Unipost, el problema no hace más que crecer. Muchas empresas trasladan o trasladarán sus envíos a correos. Incluso se especula que entre los posibles compradores que hay para Unipost, sea la propia Correos la que se quede con el negocio. Eso hace que la crisis de repartos se agrave en menor o mayor medida. No sé cómo irá en el resto de España, pero aquí en Barcelona, en mi distrito, han despedido a varios empleados (de Correos) y los que han quedado hacen la misma faena que hacían antes con más. Han puesto a algún “nuevo trabajador” con condiciones de “nuevo trabajador” y eso hace que la calidad de los repartos empeore.

 

La paquetería de importación el problema mayor.

Correos no se ha adaptado a la fiebre creciente de la importación. Personalmente tengo que decir que me pongo las manos a la cabeza cuando veo los carros de los trabajadores aparcados en las porterías mientras ellos suben a dar certificados o similares y dejan a la vista paquetes susceptibles de llevar principalmente móviles. No entiendo como no destinan a un enviado especial que lleve solo paquetería que se sabe que son móviles, tablets y objetos de este estilo. Es por eso que si habéis hecho un pedido reciente de algo de importación…, teniendo en cuenta que las recepciones serían para dentro de 15/20 días…, nos coge en plena movida navideña.

Así que no os pongáis nerviosos si veis que vuestros paquetes no llegan porque es algo que hay que contar como “normal”. El año pasado ya vivimos retrasos en paquetes de 15/20 días que llegaban hasta los dos meses. Y hablamos de paquetes pedidos en octubre/noviembre. Así que, si habéis pedido un móvil, Tablet, auriculares, o cualquier chisme electrónico para regalar… yo de vosotros tendría un plan B por lo que pueda pasar. Por cierto, me acaba de llegar una Tablet pedida el 11 de octubre y estamos a 30 de noviembre, con lo cual, teniendo en cuenta que son 15/20 días…, se empieza a notar el retraso. Más con las compras de Black Friday y Cyber Monday.

AAM "vive" de la publicidad. Usar bloqueadores de anuncios en este espacio nos debilita. Gracias por ayudar y contribuir a que AAM siga adelante. Podéis seguirnos en nuestro canal de Telegram o contactar directamente para consultas peticiones o lo que sea SoporteAAM
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario