El accidente mortal de Uber tiene nuevos datos

Accidente mortal de Uber

 

Terror ante las cosas que estoy leyendo.

Tengo que reconocer que estoy estremecido con lo que estoy leyendo. No son poco los medios consultados, y tener que leer cosas como “la culpa del atropello mortal fue por un fallo de programación”. Sorprendente. Señores, empecemos por tener claro que la culpa de que Elaine Herzberg muriera fue exclusivamente de esa persona, de nadie más. A ver si nos vamos a perder entre tonterías varias. Porque si nos ponemos en este plan, la culpa de cualquier accidente mortal es de todos los coches que en vez de circular a 30 o 40km/h pueden coger los 220km/h, velocidad que sea dicho de paso, está prohibida, eso sí, mejor la ponemos por si acaso. Es de locos. Ahora resulta que esa persona que pasa por donde no debe y es arrollada por un coche de Uber va a ser brutalmente indemnizada. Bueno, ella no, que está muerta, pero ya veréis ahora como esta “sin techo” como apuntan medios locales, va a tener familiares que a doquier. Qué asco de humanidad.

 

Un fallo de programación es el responsable.

Delegadas responsabilidades a mi modo de ver…, parece que el coche de Uber pudo hacer más, cierto. Insisto, para mí no es responsable pero sí que es cierto que si tiene unos sistemas de seguridad que están mal calibrados, vamos mal. Si el coche hubiera estado bien configurado, seguramente esa persona no hubiera muerto, y en eso hay que trabajar. Me parece totalmente injusto y desproporcionado que se dispare contra Uber. Las cosas se pueden y deben mejorar, y en eso estamos. Y sí, ha tenido que morir una persona para que se mejoren, cierto, pero insisto en recordar que esa persona no ha pasado por un por un paso de peatones cuando ha sido arrollada. Pasaba por un sitio de poca visibilidad y por donde no se podía cruzar. Que me gusta remarcarlo porque si no al final nos perdemos y acabamos dando por bueno que Uber es el malo. Ahora lo importante es saber cómo hay que configurar el sistema para evitar este tipo de cosas.

 

Accidente mortal de Uber, la programación, el punto más conflictivo.

El coche sí que detectó al peatón pero estaba configurado al mínimo, es decir, que lo detectó como un falso positivo. Si se endurece el sistema, desde un pájaro hasta una estela de humo o bolsa de plástico, podría ser tomado como obstáculo y pegar el frenazo. Eso sí, Uber lo está pasando mal con el tema. Entre empresas que le suministran los componentes como Nvidia, la cual se distanció diciendo que seguro que el problema era de su software (Uber) y no de hardware (Nvidia).

Por otro lado, perdieron la licencia para hacer pruebas en el estado Arizona y en definitiva, que todos se ponen a que la sangre no les salpique, nunca mejor dicho. Para mí la situación es clara. Los coches autónomos son positivos, que sean totalmente autónomos negativo, que sean asistidos por los conductores interesantes y en todos los casos, a nivel seguridad son elementales. Que habrán muertos y accidentes, seguro, pero señores, no seamos cínicos, se reducirán un 70/80%.

 

PD: Permítase la mala leche con el gif de portada que puse. El tema es serio y no es para tomárselo en broma. Pero es que cuando pienso en seguridad y tal…, me acuerdo de la presentación de Volvo de su sistema de detección de personas. Con esto quiero decir, que si ese sistema en su día probado por una empresa líder y se llevó por delante a un pez gordo (creo) que todavía le debe doler la boca unos años después…, ¿que no le pasará al resto? Todo invento tiene su punto negro, lo importante es encontrarlo y solucionarlo. Por suerte se ha detectado, por desgracia con una muerte de por medio, ¿y?, nadie dijo que esto iba a ser fácil. Insisto, muerte por pasar por donde no debía.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario