Saltar al contenido
Androidealmando.com

Fibra óptica, un repaso por su historia

18 mayo, 2016

fibra-optica

Hoy quiero hablar de cómo la fibra óptica va ganándole terreno al cobre día a día. Es natural que diariamente nuevas altas o portabilidades se realicen puesto que las ofertas que hay en Fibra óptica son mucho mejores que las que ofrecen por cable, ¿la razón? Sencillo. El cable requiere de un mantenimiento, de una mano de obra cara en caso de averías ya que detectar el error lleva tiempo mientras que por fibra óptica el error casi es inexistente y en caso de producirse la solución se hace a distancia en la mayoría de casos, sin prácticamente mano de obra. A medio plazo el ahorro tanto de operarios solucionando problemas como de incidencias será mínimo. Lamentablemente no todo es color de rosa en el despliegue de la fibra, y hay muchas más sombras que luces en el proceso y hoy precisamente tratamos este tema.

Quizás muchos ya no recordáis como fue el proceso de la instalación de fibra, pero desde el principio las chapuzas han estado presentes. Cuando a principios de siglo XXI varias empresas de cable empezaron el despliegue (Madritel, Menta, Supercable…) no tardaron en ver que no tenían ni dinero ni infraestructura para el proyecto que habían empezado, es cuando Aunacable apareció en escena, siendo la fusión de esas empresas. La cosa seguía adelante pero los problemas económicos seguían existiendo y una nueva fusión se produjo, Retevisión se hizo con el control pasando a llamarse Auna. Pero el baile de nombres, absorciones y compras no terminaba puesto que en 2005, poco tiempo después del inicio de todo, ONO compró y absorbió a Auna dejando por fin el carrusel de movimientos. Como veis o recordáis, mucho movimiento hubo, pero todavía quedaba que Movistar (Telefónica) entrase en escena.

Ese año Telefónica entró en el baile de la fibra. Sea por concesión a Ono y pactado un periodo de no agresión por parte de Telefónica o fuera porque querían esperar, entraron como un elefante en una cacharrería y empezaron a inundar nuestras fachadas con esos “artefactos” que ponían a una velocidad brutal y que poco tenían que ver con las finas instalaciones en lo alto de las fachadas de ONO, que dicho sea de paso, cometieron el error de no llevar la fibra hasta el hogar, lo hacían hasta un punto y de allí al hogar mediante coaxial. Eso fue un desastre de dimensiones incalculables porque los agentes de Movistar (entre ellos me encontraba yo) no tardaron/tardamos en quitarle la clientela a ONO mediante una oferta competitiva y destrozándolos gracias a ese error de cálculo, enorme inversión y por ahorrar un poco quedaron debilitados.

Pero el tema de la fibra óptica no se quedaría con esos dos actores, porque lógicamente el resto quería parte del pastel, y aquí es donde entraron en acción el resto de operadoras, y el resultado de esa intrusión lo comentaré en una entrada anexa a esta porque si no el tema me queda demasiado largo. Así pues, apenas llevamos unos 15 años con la fibra entre nosotros, para la mayoría parece que fue ayer, y para unos pocos afortunados llevan más de una década disfrutando de ese servicio.

Parte 1/2