Las nuevas drogas de la sociedad

Las nuevas drogas de la sociedad

Un peligro que no tiene control.

Sinceramente ahora que me estoy desenganchando de Facebook…, tengo que reconocer que tengo verdadero pavor de ver lo que está ocurriendo en la sociedad. Seguro que vosotros mismos o alguien cercano ha hecho alguna vez un barrido de contactos de WhatsApp mirando las fotos de perfil. Sinceramente me sorprendió el otro día cuando se lo vi hacer a un familiar (y no soy yo). No me pensaba que eso pasase, y al decirle, me dijo que era bastante habitual.

De piedra me quedé. La juventud es la que me preocupa. Todos estamos metidos de una manera salvaje en las redes sociales. Bueno, todos no, pero una gran mayoría. Yo reconozco que era de los que tenía abierto Facebook cada nada a ver que había. Pero no especialmente conocidos y amigos, sino porque ya lo estaba usando como herramienta de información. No puede ser.

Sin Facebook soy el mismo y vivo mejor.

Quizás es ventajoso decir que vivo mejor desde que no uso Facebook, pero sinceramente desde que no lo uso (no como lo hacía) estoy más relajado, más tranquilo, con la mente más en paz. He pasado de un uso elevado a un uso muy discreto. Concretamente cuando llego por la noche a casa, a las 23h me pongo delante del iMac y abro mi pestaña en Chrome, en él los cuatro periódicos deportivos, el 20 minutos, Facebook, Telegram y Feedly. Esa es mi rutina de cada noche. Y a Facebook le dedico quizás un par de minutos, no más. Con lo cual, podría decir que estoy desenganchado ya que llevo unas dos semanas con esta rutina.

 

¿Cómo afectan las redes sociales en la sociedad?

Es complicado saberlo. Cada persona es un mundo. Pero desde luego, en los jóvenes no creo que haga ningún bien. Vale que estoy generalizando y que las redes sociales aportan muchas cosas buenas, pero desde luego a nivel social, que es lo que las define, no lo tengo claro. Estoy cansado de ir en el metro y ver a jóvenes, especialmente chicas, de entre 14 y 16 años en redes sociales, algunas que ni se cuáles son, mirando de manera cuestionable fotos, ampliando para ver cómo sale una en una posición, como tiene la otra el pelo, y cosas de este estilo. Podrá ser edad del pavo, no sé, pero no lo veo normal. Creo que las redes sociales están alterando el comportamiento de algunos jóvenes, dándoles raciones exageradas de necesidad de ellas y en parte, están haciendo el mismo efecto que las drogas. Yo empezaría a estar un poco preocupado.

Imposible controlar y saber cuándo es un exceso.

¿cómo controlarlo? Sencillamente es imposible. Es igual que las bicicletas y patinetes. Les han dado total libertad para moverse por las grandes ciudades y ahora buscar una convivencia entre peatones y ciclistas es imposible. Lo mismo con las redes sociales. Se les ha dado manga ancha y ahora, poco se puede hacer. Limitar el tiempo de sesión es una opción, pero se desmonta fácil, nadie tiene derecho a controlar el tiempo que pasas en ellas.

Con lo cual… ¿soluciones? A mí se me ocurre una sencilla. ID único, con identificación personal y en caso de ser menores que los padres puedan acceder a un control de uso, es decir, estadísticas de cuánto tiempo pasa en la aplicación o red social. Es perfectamente factible y sencillo de hacer, ¿se hará? No. A nadie le interesa, ni al usuario, ni a la red social que vive de que estés conectado. Así que no hay nada que hacer. Solo ver como cada día más gente necesita las redes sociales.

¿Comprobación? Lleva a un adolescente un fin de semana a un sitio sin posibilidad de conectarse a internet y verás que bien que lo pasa. La psicosis a la que lo sometes puede ser de campeonato. El mejor castigo para los adolescentes…, castigarlos sin móvil. Nada de no salir, o sin Play, o sin paga, les quitas el móvil y se lía la de dios.

AAM "vive" de la publicidad. Usar bloqueadores de anuncios en este espacio nos debilita. Gracias por ayudar y contribuir a que AAM siga adelante. Podéis seguirnos en nuestro canal de Telegram o contactar directamente para consultas peticiones o lo que sea SoporteAAM
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable: Marc Melia

Finalidad: Legitimación de tratamiento de los datos consentidos expresa e inequívocamente para la realización de un fin legítimo.

Legitimación: Tu consentimiento

Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.

Contacto: Contacta en androidealmando@gmail.com

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.