Netflix no ha sabido medir el efecto Sense8

el efecto sense8

 

Netflix me ha decepcionado, pero sigue siendo la mejor.

Pasan los días y el efecto Sense8 sigue creciendo. No voy a negar que, como seguidor y pregonero de las maravillas de Netflix, me han decepcionado. Pero de allí a que vaya a dar de baja el servicio o no vaya a recomendar más que la gente lo contrate…, como que no. Pero intento ser lo más neutral en medida de lo posible, y Netflix con Sense8 se ha equivocado, y mucho. Entiendo la postura de Netflix, pero no la comparto. Netflix de siempre se ha caracterizado por ser una plataforma diferente. Quizás Netflix debería haber valorado ciertos aspectos que creo que no han priorizado. Tienen clientes por delante de espectadores, y eso es primordial. A un espectador que pone la televisión, si le quitan una serie se fastidia, pero ya, en Netflix, si le quitas una serie, le quitas algo por lo que está pagando. El problema de la serie ha sido su alto coste, correcto, pero eso lo deberían haber valorado hace tiempo.

 

Diferencias entre cancelar una serie y cerrar una serie.

El principal problema de Netflix ha sido que tienen precedentes y el trato ha sido muy diferente. Hablo de Bloodline, una serie que ha corrido la misma suerte que Sense8, pero con un final bastante diferente. La serie al finalizar la segunda temporada ya estaba sentenciada por la cadena. Pero a diferencia de Sense8 a Bloodline le dieron la oportunidad de irse dignamente. La tercera temporada sirvió para cerrar más o menos las tramas abiertas y que la serie se fuera con dignidad. Es muy diferente que una serie se cierre y te decepcione a que una serie en la que inviertes tu tiempo, se corte dejándolo todo a medias. Personalmente sigo o seguía ambas series. Bloodline la dejé a medias y no la acabaré. Sense8 estaba deseando ver la segunda temporada, pero la dejé pendiente por el tema de la huelga de dobladores. Ahora ya no la voy a ver.

 

La esencia de Netflix ya no sirve, todo ha cambiado.

La plataforma siempre se ha caracterizado por venderse como algo diferente. Que su objetivo era abastecer a todos los perfiles que acudieran a ellos independientemente de las audiencias que tuvieran. Siempre se han vendido igual, y de repente, eso ya no vale. Ahora parece ser que el dinero es lo principal y que si no hay audiencia hay que cancelar. Por cierto, audiencias que ni los creadores del contenido conocen. Creo que debería existir transparencia en ese aspecto y no tener en secreto las audiencias de sus series. Nos dicen que Stranger things ha sido un fenómeno de masas, que han reventado en audiencia, pero, ¿Qué audiencia? ¿de cuanta gente estamos hablando?, creo que es importante cambiar ese aspecto.

 

 

Saber las audiencias es fundamental para los creadores de contenido.

Es elemental que los creadores de series tengan datos precisos de las audiencias. Digo que es elemental porque imaginar que una serie que tiene 12 episodios ves que hay una progresión y de golpe empieza a bajar. Puedes determinar que la trama por donde la estás llevando no funciona y puedes cambiar centrándote en otras cosas. Eso es muy importante. La magia de las series es que son muy complicadas. Una película es una hora y media donde tiras con lo que tienes. En una serie hay que mantener al espectador, y eso cuesta. Me gustan las series por eso, porque ves un progreso, ves el desgaste, el crecimiento, ves muchas cosas que en el cine no ves. Es por eso que darle herramientas al creador para poder moldear su obra es fundamental. Por no hablar del espectador, mucho valorar la serie, pero ellos parecen no estar valorando al espectador negándole información precisa de lo que va a ver.

 

Conclusiones AAM sobre el efecto Sense8.

Está claro, Netflix se ha equivocado y no ha sabido medir el efecto Sense8. La serie empezó floja en audiencia (se intuye), pero fue sumando adeptos por el boca a boca. La serie es muy lenta y cuesta pillarle el punto. Con la segunda temporada ya tenían muchos seguidores y eso es el punto donde se equivocan. Deberían haber valorado más el volumen de audiencia (que la tienen) versus el coste de la producción. Porque quizás por mucho que cueste cada episodio (9 millones), quizás sabiendo la que se ha montado le hubiese salido a cuenta asumir el coste. Una serie Netflix hasta ahora estaba asociado a una serie con sello de calidad y con un comienzo y final. A partir de ahora eso ya no es así. Sense8 sienta un peligroso precedente que veremos cómo palian.

La gestión ha sido nefasta. Cancelarla cuando hace poco nos habían vendido un especial y todo. Nada cuadra y eso al espectador le ha roto los esquemas. Y reitero, hay que diferenciar entre el espectador que pone la tele a ver que dan y listo al espectador que paga una cuota y quiere ver algo. Entiendo (que no comparto) que existan clientes cuyo descontento llega al punto de borrarse, y sinceramente creo que todavía están a tiempo de rectificar y asumir el error y continuar una temporada más. Seguramente el índice de audiencia caería en picado, pero al menos le darían a la serie un final digno. De esta manera queda esa mancha en su historial. Netflix seguirá siendo mi plataforma Streaming preferida, pero este error deberían haberlo evitado.

AAM "vive" de la publicidad. Usar bloqueadores de anuncios en este espacio nos debilita. Gracias por ayudar y contribuir a que AAM siga adelante. Podéis seguirnos en nuestro canal de Telegram o contactar directamente para consultas peticiones o lo que sea SoporteAAM
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario