Obsolescencia programada

Obsolescencia programada

 

¿Mito o realidad?

Totalmente real. No hay más. Y hasta aquí el artículo. Va venga, es broma, vamos a dar una serie de datos que seguro que os van a parecer curiosos, alguno seguro que los sabéis y otros ni habíais caído. Hoy voy a intentar daros datos de que es, que supone, y que hay detrás de la obsolescencia programada. Primero de todo recordar que hace unos años, al gran Steve Jobs le cayó la del pulpo, incluso su empresa, Apple, fue juzgada y sancionada por ese motivo.

Curioso que fue la cabeza de turco, pero luego todo el mundo lo hace. Dicho esto…, vamos a su definición. Obsolescencia programada es la planificación o la programación del fin de vida de algo. Cada vez más personas tienen claro que la obsolescencia programada existe y que nuestros electrodomésticos, dispositivos móviles y demás artículos electrónicos, tienen un ciclo de vida y asumimos como normal que mueren y que hay que cambiarlos. Pero… ¿es normal?

 

La obsolescencia programada es un círculo destructivo.

Irremediablemente si hablamos de esto nos viene a la mente la basura que generan estos electrodomésticos que dejan de funcionar y se tiran en muchísimas ocasiones a una basura convencional. También nos viene a la mente la garantía de esos productos. Curiosamente “siempre” fallan pasados los dos años de garantía para que tengas que comprar otro. Estos y muchos otros mitos… ¿son reales? Sí, lo son.

El tema de basura es un tema que me quiero centrar porque el dato me ha sorprendido mucho. La repartición del tanto por ciento de la basura que se genera es sorprendente. 29% ganadero, 26% minero, 16% industrial, 13% agrícola, 6% orgánico. Dentro de ese 6% hay una repartición brutal y es en esa repartición donde se encuentran los residuos tech. Con esto quiero decir que sí, los residuos de la obsolescencia programada afecta, mucho, pero mucho dentro de un tanto por ciento realmente bajo respecto a otros sectores.

 

Cuando tirar y comprar es más rentable que reparar.

Seguro que os ha pasado. Personalmente tengo un caso muy claro que es sorprendente. En mi época de estudiante, me salía más a cuenta comprar una impresora nueva en el Mediamarkt cuando se acababan los cartuchos que comprar los mismos. Es radical, bestia, desproporcionado, pero real. Los cartuchos de impresora que iban por separado me salían más caros que la propia impresora. Yo que soy muy avispado lo vi claro y sin dudarlo cada vez que se acababa la tinta, compraba una nueva.

Es terrorífico llegar a esa conclusión, pero así están las cosas. Si miramos atrás…, las tiendas de reparaciones eran algo habitual, dejaba de funcionar la tele o cualquier otro aparato y la llevabas a reparar. Y hablamos de teles de 10 o 12 años, incluso más. Eso a día de hoy es impensable. La tele se muere a los 2 o 3 años y la tira para comprar una nueva. Es la realidad. No te sale a cuenta reparar porque los propios fabricantes complican la reparación. Para ellos las tiendas de reparaciones son el enemigo con lo cual, como no se lo van a llevar a ellos por precio, lo complican haciendo que salga más rentable comprar que reparar.

 

Los móviles no se escapan.

Con la moda del mercado de importación, nos encontramos como de nuevo la obsolescencia programada o la calidad del producto es determinante. Es más rentable cuando se rompe un móvil comprar uno nuevo que repararlo. Las pantallas son los reyes del negocio. Pantallas supuestamente resistentes que ante una caída se hacen trizas. El sentimiento de culpa del consumidor hace que vayan a repararlo sin quejarse ya que fue su culpa porque se le cayó.

O directamente compran uno nuevo porque reparar la pantalla le cuesta mucho y uno nuevo le cuesta el doble pero es nuevo. Esa es la mentalidad. No van a pensar que con su antiguo Nokia que se caía desde un décimo piso y no le pasaba nada, no se nos engañaba como ahora. El caso de los móviles es mucho más grave porque damos como válido que se rompa fácilmente la pantalla, que la batería deje de funcionar incluso antes de los dos años, y todo eso no debería pasar. Tengo varios Nokia de hace más de 10 años funcionando sin problema alguno.

 

Conclusión de la obsolescencia programada.

Es algo a lo que tenemos que acostumbrarnos. El negocio tech ha cambiado mucho y desde hace muchos años tomamos como normal que un producto con poco tiempo se rompa y compremos uno nuevo. No pasa nada, el problema es lo que hay alrededor de eso. Fábricas de materiales muy contaminantes relacionados con los móviles que siguen en auge por culpa de este consumismo. Hablo del amianto por ejemplo, se sabe lo peligroso que es pero sigue vivo.

Tráfico de basura entre países de compra venta de esa basura y lo que genera eso. Como vimos con el tanto por ciento, los residuos tech son un pequeñísimo tanto por ciento al estar dentro de un desglose dentro del 6%, pero suma. Deberíamos dejar de asumir como normal que un electrodoméstico deje de funcionar a los X años. Es complicado porque los fabricantes que son muy listos, ya nos han metido en esta rueda donde destruir el planeta poniendo muchas migas de contaminación cada uno de nosotros es algo que tomamos como normal.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable: Marc Melia

Finalidad: Legitimación de tratamiento de los datos consentidos expresa e inequívocamente para la realización de un fin legítimo.

Legitimación: Tu consentimiento

Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.

Contacto: Contacta en androidealmando@gmail.com

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.