Xiaomi Redmi S2, en tierra de nadie

Xiaomi Redmi S2

 

Un terminal del todo innecesario.

Para que nos vamos a andar con rodeos. No estoy nada contento con este terminal y no voy a perder el tiempo maquillando una realidad como en otros medios. Aquí no vamos a hacerle la cama a una empresa que pese a que la queremos mucho, nos demuestra continuamente que han dejado de ser la empresa recta y que sabía hacer las cosas para ser una empresa más que intenta ser el espejo de Samsung. Xiaomi vuelve a sacar un nuevo terminal para colapsar un poco más un mercado saturado de por sí. El Xiaomi Redmi S2 es un teléfono del todo innecesario que llega para cubrir un sitio que según los chinos había que cubrir. Ese sitio es el que queda entre un móvil de gama media y uno de gama media Premium. Vamos, que ahora nos pretenden vender una tercera gama dentro de la media, por si fuera poco. En este artículo en directo vamos a dar los datos de este terminal y a darle un poco de caña.

 

Características del Xiaomi Redmi S2.

Nos encontramos con una pantalla de 5.99” IPS HD+, un formato 18:9 que está ahora tan de moda, 32/64gb y 3/4gb de ROM/RAM,  batería de 3080mAh, doble sensor trasero y otro delantero, lector de huellas trasero, dual sim, desbloqueo facial, y todo ello comandado por el Snapdragon 625, un procesador antiguo pero que es de los mejores que han sacado hasta las fechas. Estarán bajo la tutela de Android 8.1 bajo Miui 9. El precio de este terminal estará a partir de los 130/150 euros. Que podemos decir de este terminal… lo dicho antes, es totalmente innecesario. No hay ningún motivo para tener este terminal antes que un Redmi Note 4, 5 o cualquiera de sus variantes. Quizás pagarás algo más, o en muchas ocasiones ni eso. A contrapartida, si eliges este terminal vas a tener una pantalla mucho peor, y para mí el tema pantalla es muy importante ya que le dedico muchas horas.

 

Xiaomi y su afán por copar el mercado.

De la Xiaomi de sus inicios poco queda. Bueno, miento. La elegancia de los terminales y la herencia de Miui siguen aunque continuamente estén cargándose la parte del software con malas actualizaciones. Xiaomi nació siendo una empresa diferente. Se caracterizaba por hacer las cosas bien desde su “pequeño” territorio. Lo tenían todo bajo control, nada se escapaba de su gestión. Desde las ventas a nivel local como las exportaciones tanto legales como menos oficiales. Era una sinfonía perfecta y eso le estaba dando mucho nombre y mucha repercusión. No necesitaban la expansión, siempre lo hemos dicho. A día de hoy, Xiaomi es una empresa que se basa en lo mismo, pero el orden se ha terminado. Ahora hay un sinfín de modelos y terminales que colapsan y despistan al usuario. Actualmente pocos fans de la marca conocen realmente cuantos terminales hay en la compañía.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario