Saltar al contenido
Androidealmando.com

Android debería aprender mucho de iOS

20 enero, 2018

Android debería aprender mucho de iOS

 

La famosa fragmentación sigue muy viva.

Hoy quiero hablaros de las enormes diferencias entre los dos sistemas que comandan nuestros móviles. Por un lado, tenemos Android, presente en más del 85% de dispositivos, mientras que iOS completa la hegemonía de ambos estando presente en el 99% de terminales. iOS no viviría sin Android y viceversa. Si, uno no sería lo que es si no estuviera el otro. Existirían, seguro, pero no serían lo que son. Para que uno triunfe y vaya al límite necesita un rival potente, y eso es lo que es Android para iOS, un rival muy fuerte. Pero sin duda alguna, entre ambos hay una diferencia enrome, mientras en Android cada uno tiene lo que quiere o puede, en iOS es toda una perfecta sinfonía.

 

Las reparticiones lo dejan claro.

iOS es el rey de la poca fragmentación. Actualmente la repartición es la siguiente. iOS 10, la versión anterior, está presente en el 28% de terminales mientras que iOS 11, la nueva versión, está presente en el 65% de dispositivos. El 7% restante corresponde a otras versiones. Por su parte, en Android…, es una casa de citas. Oreo, la nueva, está en un 0.7%, Nougat en el 26.3%, Marshmallow tiene un 28.6%, Lollipop un 25.1%, KitKat un 12.8%, Jelly Bean un 3.8%, Ice Cream un 0.5% y Ginger un 0.4%. Escandaloso. En otras palabras, el 73% de dispositivos Android tienen una versión anterior a la versión que hemos dejado atrás. Que sólo un 0.7% corresponda a la nueva versión es preocupante. Pero más que el 73% tengan versiones anteriores a la anterior que teníamos.

 

 

iOS tiene ventaja, pero no tanta.

Es evidente que Apple tiene ventaja ya que solo tiene uno o dos modelos al año, con lo cual, tenerlos a raya es fácil. Pero no solo cuenta eso, y está claro que Apple trabaja mucho mejor el sistema de actualizaciones que Android. Es una comparación poco seria ya que no tienen nada que ver, si Apple lanza dos modelos al año, Android lanza un número indeterminado de aparatos, y encima ahora que apostamos por el mercado de importación, la cifra crece más ya que muchos de los teléfonos Low Cost, vienen con el sistema moderno, Android Nougat y/o Oreo, pero no se actualizarán más. Eso ayuda mucho a la fragmentación.

 

 

Google nunca ha hecho demasiado para evitarlo.

La culpa es de todos. Eso está claro. Google por no obligar a los fabricantes a actualizar los terminales. Es complicado, no tiene potestad para ello. Los fabricantes son sin duda los máximos responsables. Sin una normativa que les obligue, ellos van a la suya. Actualizan lo menos posible para obligar a los usuarios a comprar nuevos terminales. Y así estamos, con unas diferencias abismales entre los dos sistemas que comandan nuestros dispositivos.