Saltar al contenido
Androidealmando.com

Bodyguard (Netflix)

22 enero, 2019

 

 

Excelente miniserie británica.

Pues ya podría dejar el artículo porque creo que ya lo dije todo. Es una serie muy buena. Situada en Londres, esta serie consigue algo que encuentro a faltar en muchas otras. En diez minutos ya tienes claro que vas a querer verla entera. Incluso conozco getne que la ha visto en plan maratón. Y es que estamos ante una miniserie de seis episodios de una hora de duración cada uno de ellos. Con lo cual…, no es descabellado tirarte una tarde de Netflix, que es la cadena que lo emite después que lo hiciera la BBC. David Budd, el protagonista, es un veterano de guerra que trabaja para la seguridad del país. Después de encontrarse en una situación conflictiva y salir airoso, se le asigna como premio la protección de una ministra con la que se desata toda la trama. Como digo es una serie que con sus diez primeros minutos, ya se ha ganado la confianza para verla entera, y para postre, no decepciona.

 

Miniseries, el mejor formato a mi gusto.

Tengo que reconocer que me encantan las miniseries. Y no obligatoriamente tienen que ser como esta, de seis episodios. Las hay de alguno más o menos. Pero encuentro en este formato la mejor manera de entretener al espectador sin cansarlo. Estamos hartos de ver series y más series que son una pasada y que se empiezan a desgastar. Personalmente me ha pasado con muchas. La última creo que fue la de Agentes de Shield. Tanta subida y bajada acaba por desgastar al espectador. Sin embargo, este tipo de formato, no te cansa. Tienen un principio y un final, saben lo que tienen que ofrecer y lo llevan a cabo. Las series largas acaban dependiendo demasiado de la aceptación del público y lo modifican sobre la marcha. No me gusta. Así que perfecto el formato de Bodyguard y genial la interpretación de su protagonista.

 

El método de Bodyguard.

Sin duda usan una estrategia comercial envidiable. Enganchan al espectador en tan solo diez o quince minutos. Son los primeros de la serie y desde luego son de una tensión que no te dejan apartar la vista del televisor. Pero no se queda allí y en su segundo episodio, en vez de mantener o bajar la tensión, la aumenta y ya te deja enganchado para el resto de la serie. Tratan un tema de actualidad, el terrorismo islámico. Pero lo hacen de un modo muy patriótico.

Al final el terrorismo queda un poco en segundo plano y toma relevancia los rollos políticos internos de guerra de partidos y/o estructuras gubernamentales. Vamos, lo típico de siempre pero desde una faceta que gusta. Desde luego es una de las series revelación del año. De allí que el protagonista haya sido galardonado con premios a mejor personaje o interpretación. Realemtne se lo merece, el tío lo hace realmente bien. Dejando de lado si nos puede parecer más Rambo o menos…, el tío lo borda.