Saltar al contenido
Androidealmando.com

Calidad humana en Wallapop

24 diciembre, 2018
wallapop

 

 

Un tanto por ciento elevado de personajes.

No es la primera vez que hablo sobre esto en el blog. Pero no por ello deja de tener importancia. Estoy muy cansado de ver a personajes en Wallapop que dejan claro que la calidad en esta “red social de ventas” deja mucho que desear. Hoy os contaré alguna experiencia personal vivida que deja claro cuál es el problema. Wallapop fue un excelente portal donde vender y comprar cosas. El problema es que como todo, el ser humano lo va desgastando y acaba siendo un sitio donde la calidad baja hasta el punto que si antes conseguías vender algo en muy pocos días, ahora se tarda mucho más y tienes que negociar con auténticos personajes. Claro que habrá de todo, desde cosas que puedas vender en un momento y sin toparte con gente rara, pero cada vez hay más. Arrancamos con el tema donde creo que tengo mucho que contar.

Negociaciones surrealistas.

Si hay una negociación que me ha dejado de piedra por encima del resto, ha sido una donde vendía un producto por cinco euros. En perfecto estado y su coste real en tienda era de unos 25. Pues bien, aunque parezca mentira, una persona se puso en contacto conmigo ofreciéndome quedárselo pero por 3 euros. Me parece realmente surrealista que se sea capaz de intentar rapiñar hasta estos límites. Lo sorprendente es que de este tipo he tenido varias, donde sólo les faltaba ponerme céntimos. Ante este tipo de negociaciones, siempre actúo igual. No entro a negociar con este tipo de gente.Lo fácil sería enviarlo a la mierda, educadamente, claro está, pero ni eso, no suelo entrar al trapo. Simplemente le digo que no y listo. Pero vamos, esa persona como tal, me deja mucho que desear de intentar regatear en este plan.

 

Tener un niño o más no es un impedimento.

La última que me he encontrado ha sido sorprendente. Ya tenía decidido a escribir este artículo cuando me topé con una persona que entró como debe ser. “¿lo tienes?”, “me interesa”, “donde y cuando”. Directa,sin historias, sin negociaciones surrealistas. Entendería que vendas algo por 200 euros y te quieran bajar a 180, incluso 150, pero de allí a que vendas un carro Bugaboo como el que vendo yo por 300 totalmente equipado con todos los extras, cuyo valor de mercado es superior a 1200 euros y que venga un energúmeno y me lo quiera comprar por 100…, es de chiste. Pues bien, cuando todo parecía encaminado con la chica…, llega el momento estrella.

Su ubicación respecto a la mía es de 1.5km, todo ubicado dentro de Barcelona. Pues bien,aunque parezca sorprendente, su excusa es que es mucha distancia y que tiene dos hijos. Sorprendente. En pleno apogeo del feminismo, de la igualdad, de que las mujeres no son menos, llega ésta y me dice que no  puede venir a buscarlo porque está muy lejos.Estuve por decirle que yo también tengo dos hijos pequeños y que nunca han sido una excusa o impedimento para hacer algo, pero que demonios, no vale la pena.

Los maleducados, otro sector en auge en Wallapop.

Lo que más te encuentras es gente que empieza una conversación y allí se queda. Me he encontrado de todo tipo. Desde los que te preguntan por un artículo y al responderles, pese a leerlo, no te contestan. También tenemos a los que les interesa un producto, concretas sitio y ya no te contestan. Otros que hay a patadas son los que empiezas una conversación, todo va fluido, estás perdiendo tu tiempo en explicarle que es, como está y demás cosas, y de golpe y porrazo se acaba la conversación.

Este tipo de cosas sinceramente no las entiendo. No cuesta nada tener educación. Decir “no me interesa”, “vale”,“adiós” o similar, no cuesta nada. Estamos llegando a un punto de mala educación que no entiendo. No te puedes escudar en una red social o aplicación para dejar de ser educado. Si traslado eso a la vida real, cotidiana, humana,es impensable. Que esté hablando con alguien y que deje de hablar sin decir nada, es lo que estás haciendo por muy teléfono que sea. No podemos dejar de perder las formas por estar detrás de un Nick.