Saltar al contenido
Androidealmando.com

Empresas blindadas por nuestra culpa

1 julio, 2019
grandes-empresas

 

Lamentable situación empresarial.

Las empresas están blindadas ante cualquier situación que vaya contra ellas. Hoy os voy a contar dos ejemplos recientes y personales que me han llevado a escribir este artículo. Este fin de semana me he encontrado con dos situaciones que me han dejado clara una cosa que ya tenía más que asumida. Las empresas están blindadas y hacen con nosotros lo que quieren. En el menú del día os voy a dar a Movistar y Deliveroo. Ambas están amparadas por unas leyes que les benefician y que hacen que su trabajo, en caso de hacerse mal, no pasa nada, te lo comes. Y ojo, que pongo a estas dos en el candelero, pero supongo que tenéis claro que, como ellas, muchísimas otras hacen exactamente lo mismo sin que pase nada.

Y tengo claro un tema, todas ellas hacen lo que hacen, porque nosotros se lo permitimos. No hay más, si le diéramos la espalda o les marcásemos unos límites, no pasarían las cosas que pasan. Porque señores, recordemos que todas y cada una de ellas, son lo que son porque nosotros les damos soporte de manera individual. Sin cada uno de esos granos de arena, no tendrían playa.

 

Deliveroo, no cumplir nunca fue tan barato.

Cuando entras en la aplicación para pedir comida, algo que durante cada fin de semana suele ser bastante habitual en nuestra casa, sueles tener en cuenta varios factores. Matizar que el tema de comer habitualmente el fin de semana no es por exceso de dinero, para nada, simplemente que a mi mujer una parte del sueldo le entra en dietas pagadas con tarjeta restaurante y prefiere llevarse la comida de casa y aprovechar el fin de semana para comer bien y así nos ahorramos cocinar.

Pues bien, cuando pedimos en Deliveroo, una de las cosas que miras es el tiempo de entrega. Para calcular. Tener niños te hace ir midiendo cada paso para amortizar mejor el tiempo. Pues este fin de semana un pedido de 30 minutos se ha convertido en 1.45 horas. Casi nada. ¿Y que sucede en estos casos? Pues nada, como son empresas blindadas ante este tipo de situaciones, pese a incumplir un plazo de entrega, no sucede nada. Ni pedido gratis, ni descuento, nada de nada. Te lo comes, y suerte que caliente, porque podría haber llegado incluso frío.

 

Tu servicio es tiempo, si fallas…

Tengo clara una cosa. En Deliveroo estás contratando un servicio que marca un plazo de entrega. Entiendo que te digan 30/40 minutos y sean 45. Incluso 50, pero señores, estamos hablando de cuatro veces más de tiempo. Eso es inadmisible. Y lo fácil era cancelar el pedido y empezar otro en cualquier otro establecimiento. Seguramente si, pero es que el problema es que el restaurante no encontraba riders. Y quizás, esa situación nos la hubiéramos encontrado en cualquier otro sitio. Y claro, pedimos la cena muy tarde por compromisos sociales, con lo cual…, no era plan de arriesgar.

Pero tengo claro que o bien el restaurante o Deliveroo, deberían haber tenido un detalle con nosotros los clientes. Pero nada más lejos de la realidad. La solución es que ese restaurante, se ha ganado nuestra enemistad. Y ojo, que quizás no son los responsables directos. Ni tampoco Deliveroo. Son ambos culpables e inocentes. El sistema tiene sus fallos y los riders que deberían estar allí, seguramente estarían haciendo cola en un McDonald’s o KFC que suele ser habitual y que me parece mal. Esperan allí que entren pedidos y los recogen rápido para volver y coger más. Creo que eso lo deberían tener un poco más controlado.

 

Movistar, otra de esas empresas blindadas.

No creo que exista una empresa más blindada que Telefónica. Son los reyes del mambo. El Messi de las empresas. Hacen lo que quieren y como quieren. Y este fin de semana me han dado pruebas (de nuevo), de que eso es así. Resulta que tengo un contrato con ellos por el cual pago al mes 39 euros. Pues bien, pese a que todo esto se ha simplificado al máximo, y ya no tenemos esas interminables facturas donde salía el extracto de todas las llamadas, y que más de uno revisaba línea por línea que todos los números fueran correctos…, la siguen liando.

Hemos dejado eso atrás, en parte se pusieron tarifas planas, precisamente para ahorrar en papel y gestiones de revisiones de llamadas mal cobradas, pero siguen cometiendo errores. Si tengo una factura única de 39 euros…, ¿Por qué narices me cobras 60? Pues porque son así de listos. Si cuela, cuela. Pero lo curioso no es eso. Un error lo tiene cualquiera. El problema es que sus errores, a diferencia de cualquier otro sitio, los solucionan de manera diferente.

 

Resolución de la incidencia.

Llamas para reclamar que esa factura no es correcta. Asumen rápidamente que es cierto, es un error administrativo. Se abre la incidencia dándola por resuelta porque es evidente que es un error. Pues bien, cuando en cualquier sitio lo normal sería devolver la diferencia mal cobrada…, ellos no, te lo devuelven, pero en la siguiente factura. Y es donde existe un claro caso de empresas blindadas. Es inaceptable que eso sea así. Si tu te equivocas, genial, lo resuelves. Pero no en diferido, lo haces en directo. ¿Que es eso de quedarte con el dinero que no te corresponde durante un mes? Es increíble.

Pongamos que este mismo error se lo han endosado a 100 mil personas más. No es descabellado. Hablamos de una empresa con millones de clientes. Pues bien, se podrían tirar un mes entero con 300 mil euros que no les corresponden. ¿Sabes en un banco cuanto supone eso? Una burrada en intereses. O invertido en cualquier negocio de los que tienen. Es vergonzoso que una empresa con unos beneficios anuales que son escandalosos, se permitan el lujo de cometer errores administrativos y solucionarlos para la siguiente facturación.

 

Siempre hay que ir pendiente de ellos.

El problema es que el mes siguiente, ya me veo obligado a tener un aviso para revisar que me hayan devuelto el dinero. Porque evidentemente, este tipo de errores con devolución en diferido, se suelen quedar por el camino. Y en el caso que no se haya hecho la devolución… ¿otro mes esperando? Pues seguramente. Pero imaginemos que es el último mes que estás con ellos, te tienes que esperar un mes para recibir el dinero de una operadora con la que no estás. Es todo muy extraño. Pero como digo, la culpa la tenemos nosotros por permitirle esto. Yo tengo claro, cuando acabe la promoción…, me voy.

No por esto en concreto, no es nada que me venga de nuevas. Me iré porque es lo que hacer con este tipo de empresas. Darle donde más les duele. Ser más hábiles que ellas y aprovechar cada una de las promociones. Acaba la promoción…, adiós muy buenas. Total…, me van a ofertar algo mejor. Y por más tiempo. No les voy a dar nunca ni un respiro. Aparte, con una incidencia así en el historial, me lo ponen a huevo para ser un mártir. Me han tratado mal y por eso me voy. Ya tengo asegurado dto. del 50% un año. Así sin más.

 

Conclusión AAM sobre empresas blindadas.

Son una vergüenza. Hacen cosas que en cualquier otro sector podría llegar a ser el fin de un negocio. Imaginad que eso lo hace una tienda de barrio. El boca a boca lapidan su reputación en cero comas. Pero ellas no, son las reinas de la fiesta. Hacen lo que quieren y como quieren. Y si no te mola…, vete a otra. Que encima seguramente también serán accionistas o dueños los mismos de donde te has ido. Es patético. En muchas ocasiones me lo he encontrado. Especialmente en sitios de comida rápida y en ropa. Gente que queda decepcionada con un servicio y cambia a otro que curiosamente es del mismo propietario. Es terrible como funcionan los negocios en nuestro planeta. Empresarios que hacen lo que quieren y como quieren. Las leyes parece que estén hechas para ellos y que siempre existan puntos que les permitan hacer lo que les venga en gana.

Ahora me viene a la mente el escandaloso caso de Bankia. Se rescata al banco con dinero nuestro y se compra el banco por 1 euro. No es algo puntual, muchas ventas de empresas quebradas se compran por esa simbólica cuantía. Pero lo curioso es que desde que pasó eso…, todos los años se presentan números extraordinarios. ¿Y nadie dice nada? Que pasó con nuestro dinero, lo normal sería retornarlo a los ciudadanos. Pues no, allí quedó el tema. Pio pio que yo no he sido. Y nadie hace nada. Pues señores, si cada uno de los clientes de ese banco se fueran, otro gallo cantaría. Pero como somos bobalicones que seguimos la zanahoria sin hacer nada…, pues así nos va. El día que entendamos que empresas, políticos y demás movidas, funcionan porque nosotros los hacemos funcionar…, las cosas empezarán a ir medio bien.

 

¿Te has quedado con ganas de más o quieres otra visión del tema con la voz de quien los escribe? (Anchor Podcast,  Spotify)