Saltar al contenido
Androidealmando.com

MiFit renovada a peor

13 mayo, 2019

 

El eterno problema de actualizar.

Hoy quiero hablaros de una actualización que desencadena un problema latente tanto en Android como en iOS. ¿Qué sucede cuando actualizas una aplicación y esa supuesta evolución o mejora acaba siendo peor? Pues en iOS directamente te lo comes con papas. No puedes hacer nada. En Android sin embargo, si que puedes volver atrás gracias a repositorio de aplicaciones. El más famoso o recomendable sin lugar a dudas es UpToDown. Allí vas a encontrar con casi total seguridad, cualquier aplicación conocida con todas sus versiones anteriores. Con lo cual, si te ocurre como a mi, que la última actualización de MiFit te parece mala, puedes rectificar y volver atrás, eso si, te vas a tener que comer cada dos por tres en la tienda de Google que hay una actualización de esa aplicación. La ventaja que tenemos con esta en concreto, es que difícilmente a corto/medio plazo, te va a obligar a actualizar.

 

Actualización de la MiFit.

Venga, vamos a desarrollar los motivos por los cuales creo que la aplicación MiFit se ha actualizado a peor. Para ello necesitamos entender como se usa la pulsera inteligente, o como la utilizo o utilizamos, creo que muchos. Yo personalmente no uso el lector de ritmo cardíaco. Esa la primera. Tampoco uso el tema de horas de sueño. Es más, me quito la pulsera por la noche. Y el peso…, pues para que nos vamos a engañar, tampoco lo uso. Conclusión, no uso tres de las características que ahora MiFit pone como destacadas. Entonces…¿para que uso la pulsera? Pues básicamente para las alertas de notificaciones, la hora y las alarmas. Podría ser que estuviera mal usando la pulsera, o desaprovechando sus enormes características, pero nada más lejos de la realidad. He preguntado a allegados y muchos de ellos curiosamente, hacen un uso muy similar. Es por eso que la actualización de MiFit no gustará.

 

Rediseño del panel principal.

Mientras en la anterior versión los pasos destacaban por encima del resto, en esta nueva versión eso ya no ocurre. Prácticamente le dan la misma importancia a los pasos que al resto de características anteriormente mostradas. Es obvio que llama la atención. Pasamos de un diseño de aplicación en azul a uno en tono naranja, mucho más acorde con la compañía que como todos sabréis, tiene en el naranja su color característico. Ahora con esta actualización tendremos más tipos de entrenamientos soportados. Se ha optimizado la visualización de datos y poco más. Vamos, que le han intentado hacer un lavado de cara para intentar mejorar la mala valoración de los usuarios. Al menos en iOS la aplicación no goza de demasiada buena acogida y su valoración a la hora de elaborar el artículo era de 2.3 estrellas de cinco. Es decir, una mala valoración. No ocurre igual en Android donde tiene 3.5 estrellas de cinco.

 

 

Necesitamos cambios en ambas plataformas.

Entiendo que detrás de una actualización hay un trabajo. A veces sale bien y otras mal, pero hay un trabajo, y como tal, se busca o se debe buscar el máximo de repercusión. El problema es que cuando esta actualización no te aporta nada extra y a nivel informático no es importante porque no aporta mejoras de seguridad o similares…, ¿por qué debemos actualizar? Deberíamos tener la posibilidad de no actualizar a no ser que sea obligatorio por temas de seguridad o compatibilidad. O poder actualizar y si no nos gusta poder volver atrás de manera nativa. No creo que sea demasiado complicado ya que si tiendas alternativas como UpToDown, mucho más modesta que Play Store, puede permitirse…, ellos igual.

En este caso hablamos de una aplicación que personalmente, como muchos otros, no usamos de manera habitual. Es decir, no entramos en la aplicación constantemente para consultar cosas, ya que la máxima que miro es la de los pasos que doy y esa ya me sale en la pantalla de la pulsera, pero si que en otras tantas aplicaciones que tenemos el mismo problema de actualizaciones malas, si que puede que entremos más y esos cambios a peor (a nuestro juicio), hagan de la experiencia de usuario un problema. Y señores, habrá un trabajo detrás, pero la experiencia de usuario es lo principal. Y si éste no queda satisfecho…, hay que solucionarlo.

 

Encontrando a faltar Android.

Para que nos vamos a engañar, en casos como este no es que encuentre a faltar Android por lo dicho, que no entro a la aplicación para casi nada, pero si que al escribir vuelvo a encontrar a faltar a Android. Si estuviera en esa plataforma, este problema lo solucionaría con UpToDown y volviendo atrás en la versión. Algo que no tiene dificultad ninguna y que está al alcance de cualquier tipo de usuario. Pero en iOS…, no se puede hacer nada. No existe esa posibilidad. Es por eso que en estos temas, como en otros pero muy puntuales, creo que Android es mejor y que es una plataforma que te permite corregir errores que cometen los desarrolladores. Y mucho más, ya que en muchas ocasiones desarrolladores alternativos acaban cogiendo la aplicación original y dotándola de mejoras o corrigiendo errores que los usuarios encuentran. Es decir, acaban dándole al usuario lo que piden.  Eso me gusta, aunque entiendo que con ello se entra en un tanto por ciento de posibilidades de infección o de falta de seguridad importantes.

 

Conclusión AAM sobre MiFit renovada a peor.

Lo dicho durante todo el artículo. No me gusta la actualización. Es cierto que no es un tema demasiado importante. No hay que lamentar perdida de funcionalidades o de modificaciones importantes, pero si que veo en esta actualización, un avance innecesario y sin novedades destacables. Cuando una empresa vende mejoras cuando en realidad sólo ha movido las cosas de sitio y poco más…, mal asunto. Xiaomi con esta actualización lo único que hace es sorprender con un diseño nuevo pero sin novedades y enfadan más que contentan a sus usuarios. Si pudiera volver atrás sin lugar a dudas lo haría. No me gusta el nuevo diseño, no me aporta nada destacable y hace que mi cabeza se tenga que adaptar a algo que hasta ahora siempre lo ha visto de la misma forma.