Saltar al contenido
Androidealmando.com

Noruega tiene el 60% de coches eléctricos

2 abril, 2019
tesla

 

 

Hay que felicitar al país nórdico.

Ahora está de moda eso de preocuparse por el medio ambiente. Puta hipocresía la del ser humano. Y lo digo porque mientras a muchos se le llena la boca con el tema, se siguen vendiendo coches de gasolina y gasoil a precios mucho más económicos que los eléctricos, se siguen vertiendo residuos al mar de manera descontrolada sin pasar por depuradoras, y sobretodo, se siguen permitiendo que industrias enormes sigan contaminando sin compasión porque dan demasiados puestos de trabajo. Más centros de reciclaje de residuos y menos tontería, eso es lo que hace falta. Ah no, que eso es generar puestos de trabajo y eso no mola. En fin, vivimos en un mundo de locos donde se destinan miles de millones en buscar agua en planetas lejanos mientras en el propio nuestro dejamos que millones se mueran de sed por no gastar una milésima de esas millonadas en canalizar y hacer que les llegue agua. Es de locos. Pero entre todo eso nos encontramos a Noruega, que tienen más de la mitad de la flota automovilística de coches eléctricos. Felicidades.

 

Es fácil cuando todo fluye.

No hace demasiado me compré un coche, después de más de 14 años con un Polo…, ya tocaba. Pues bien, mirando opciones…, los eléctricos quedaron descartados desde el minuto 0. Totalmente inviables. El más “mierdecilla” me costaba más de 30 mil euros. Con una familia formada por dos hijos, perro (para aquel entonces todavía vivía), mi mujer y yo…, como que algo pequeño no nos servía. Al final optamos por un 3008 1.2 gasolina. Me hubiera gustado un hibrido o un eléctrico, pero por precio era inviable. Bueno inviable tampoco, simplemente había que poner sobre la mesa como poco 8 mil euros más para uno medio decente, y no nos daba para tanto. Con esto quiero decir que cuando las cosas fluyen, todo es mas sencillo. En Noruega el salario medio anual es de casi 62 mil euros. Eso supone un sueldo mensual de algo más de 5 mil euros. Como comprenderéis…, pese a que la vida es más cara allí…, con esos sueldos ya te puedes permitir un Tesla, que es lo que está pasando allí. Se están poniendo las botas a vender Teslas.

 

Promesas que no valen nada.

Me ha venido a la mente esta canción de ‘Los piratas’, pedazo grupo y pedazo tema. Pues bien, en España es lo que pasa, muchas promesas pero a la hora de la verdad…, nada de nada. Ahora estamos más por llenar el coche de etiquetas de coche ecológico o apto para ir por la ciudad en vez de llenarla de puestos de carga. Mola más que la gente vea tu pegatina de coche apto pese a ser nuevo y ser obviamente de baja contaminación. Es de locos. En Noruega, aparte de no pagar peajes, parking, estar exento de impuestos y mucho más, cosas que aquí si no recuerdo mal muchas de ellas también ocurren, se han puesto de tope 2025 para que todos los coches que se vendan sean eléctricos. Aparte se han comprometido a dotar al país con un puesto de carga cada 50km. Es cierto que con pasta todo se lleva mejor, pero señores, aquí no es cuestión de pasta, es cuestión de propósitos. En España estamos muy lejos de todo esto. Más incentivos a este tipo de coches, más ayudas y más de todo.

 

Conclusión AAM sobre coches eléctricos.

Son el futuro presente. Parece que todo apunta más a una transición con los coches híbridos de por medio. Algo que personalmente me parece mal. Es una mala manera de cambiar. Si cambiamos que sea a saco. Radical. Nada de medias tintas. Dejemos de lado ya el maldito petróleo y empecemos con energías limpias. No recuerdo como está ahora mismo el tema de las placas solares en España. Pero recordemos que éramos el único país o de los muy pocos que le ponían impuesto al sol. Llenemos nuestros terrados de placas solares, empecemos a consumir energía limpia, menos electricidad a precio de oro. Hay que acabar de raíz con todas estas empresas y mercenarios que se enriquecen con ella. Subvención para que los edificios pongan paneles en sus edificios. La energía que consumimos es una de esas malas cosas para el planeta. “Fabricar” esa electricidad que consumimos cuesta mucho, así que demos ya el maldito paso y dejemos de “salvar el planeta” de boquilla y hagámoslo de verdad, caiga quien caiga.