Saltar al contenido
Androidealmando.com

Riders fallecidos, Glovo cuestionada

31 mayo, 2019
riders fallecidos

 

Bonus Track / Exposición del contenido del artículo / La voz de AAM (Anchor siempre al momento o Spotify un poco más tarde )

14 riders fallecidos desde 2015.

Pues hoy toca tratar un tema donde la mayoría de medios se ponen del lado del rider, que es como se conoce a los repartidores que van en bicicleta de empresas de reparto como Glovo. Desde AAM nos ponemos en otro lado, ya que me parece vergonzoso todo lo que estoy leyendo sobre el tema. Es más, soy consumidor habitual de Glovo y me estoy hasta planteando dejar de usarlo, y no por los accidentes, o por ser unos “negreros”, me lo estoy planteando por cosas que os iré contando a medida que vaya pasando el artículo. De entrada, la cifra. ¿Alta? Para nada. Y me explico. Son 14 fallecidos a nivel internacional, desde 2015. En España “sólo” es 1 fallecido, hace unos días, en Barcelona. Pero el caso concreto de este fallecido, a mi modo de ver, deja demasiados puntos claros y deja en evidencia a más de uno. Hay demasiados puntos cuestionables en los argumentos que se usan para criticar la política empresarial de Glovo (entre otras).

 

La muerte destapa el mercado negro.

Si para algo sirven las muertes, por desgracia, es para que se den eco de las noticias los medios, que, como buenos tiburones, a la que huelen sangre, nunca mejor dicho, van a cuchillo. Es por eso que ahora, se empieza a leer en todos los medios cosas que, hasta ahora, no eran demasiado públicas, aunque se sabían. Concretamente, la muerte de este nepalí de 22 años, deja al descubierto un mercado negro de licencias. Trabajadores de este tipo de servicios que alquilan las licencias para que otros riders, normalmente en situación irregular, hagan trabajos a bajo coste y para los “licenciados” suponga un incremento de beneficios al estar mejor posicionados por hacer más entregas.

Vamos, que uno tiene la licencia de Glovo, la alquila a gente que hacen entregas bajo su nombre y ganan más pasta. Todo muy normal, como de costumbre entre los humanos. Trapichear es deporte nacional. Lo peor del caso es que Glovo sabe que esta práctica es habitual, y no lo solucionan o lo consiguen solucionar. También están al corriente la plataforma Ridersxderecho, formada por ex trabajadores de Deliveroo y Glovo. Sin embargo, no se ha hecho nada o no se ha conseguido. ¿Se hará ahora algo que hay un muerto?

 

Como consumidores, estamos expuestos.

Como consumidor de este servicio, en muchas ocasiones he cenado a disgusto porque el repartidor que me ha traído la comida, no me daba buena espina. La clásica bolsa de papel amarillo con la comida dentro, sin estar precintada o a veces sólo con una grapa donde poco haces ya que por los lados puedes manipular la comida, no me deja buen sabor de boca. Soy bastante maniático con que toquen la comida, y sabiendo que los licenciados están subcontratando el servicio para que otros hagan entregas…, no me deja para nada tranquilo. Es más, me pone en la tesitura de pensar en si realmente compensa pedir comida a empresas como Glovo.

Y para muestras, un botón. ¿Comerías en un restaurante donde el cocinero no tiene nociones de cocina? O ¿te subirías a un taxi donde el conductor no tiene ni carnet de conducir ni licencia? Pues lo mismo nos está pasando con los trabajadores de Glovo, o con un tanto por ciento por determinar. Estamos expuestos a que nuestra comida llegue manipulada, mirada o envenenada por un rider no registrado. Y vale, estoy poniéndome en un extremo, pero…, ¿y si un tarado mental se dedica a meter burundanga o veneno en la comida y la persona, sin capacidad de discernir, acaba dándole dinero, sexo o cualquier otra cosa? Es extremo, lo sé, pero perfectamente posible. Estamos expuestos a un mundo de locos.

 

Hay que evitar riders fallecidos, pero también otras cosas.

Me parece muy bien que ahora que hay un fallecido, se quieran buscar responsables y soluciones. Pero quizás, entre toda la movida, se podría cambiar el sistema de entregas. Que no sea una bolsa con dos grapas en los extremos, que no hacen nada, incluso son peligrosas ya que, al abrirla, muchas veces la grapa acaba por no se sabe donde. Que exista un sistema de cierre o precintado de verdad, donde la comida quede perfectamente precintada hasta la llegada a casa. Y vale, si te la quieren liar lo pueden hacer con una inyección a través del envase de cartón, pero es que eso ya…, es rizar el rizo. Quiero un sistema de precintado real, donde me quede tranquilo de que ese rider, titulado o no, cuando me traiga la comida, no tenga que abrir la bolsa pensando en que quizás ha tenido un mal día y me ha podido tirar un “sipi” o un moco en la comida.

 

Glovo asumirá costes que no le corresponden.

La empresa, supongo que, por lavar un poco la imagen, se hará cargo de los gastos que puedan derivar de lo sucedido con el joven fallecido, pese a que no debería ya que eso es cosa del seguro que cada rider tiene, y al ser un subcontratado ilegal contratado por el titular, la empresa del seguro no se hace ni debe hacerse responsable. Es decir, Glovo, quedará bien, pero con eso, asume y respalda lo que sucede en su propia empresa. Lo lógico sería demandar al rider titular y ejercer contra él toda la presión legal posible. Que ojo, supongo que se hará, pero de momento, eres un “bien queda” y luego ya veremos. Pues personalmente espero que ese rider sea condenado de la mayor de las maneras, porque son la vergüenza de la profesión. Todos quejándose de las malas condiciones y demás movidas en estas empresas y resulta que ellos, hacen negocio con sus licencias para ganar más dinero. Las cosas no cuadran.

 

Los números de trabajar para Glovo.

Por cada entrega de comida se gana entre cinco y seis euros, se entiende que en horario punta, llamado diamante. Esa cifra es la que dicen desde la plataforma, por su parte, Glovo dice que la hora en Madrid se cobra a 8,10€. Esto significa que los traficantes de licencias, pueden ingresar en tres horas de trabajo, entre 36 y 70 euros. Según Glovo, colaborando un total de 30 horas semanales, al mes se pueden ingresar unos 970€, una cifra que, a mi parecer, no es que esté precisamente mal. Con lo cual, tenemos cifras que bailan según la persona que las da. Lo que me queda claro es que se supone que desde Glovo trabajan para que todos los riders tengan entregas, pero que estos mercenarios, por querer ganar más, se cargan el sistema que intenta hacerlo todo más justo. Es decir, si un rider mercenario que subcontrata su licencia se dedica a hacer más pedidos de los que se pueden o deberían hacer por media, está quitándole trabajo y posicionamiento a otro que trabaja correctamente. Lo que nos lleva a que el sistema falla.

 

El sistema de Glovo beneficia al tramposo.

Como digo, con esta manera de trabajar, unos cuantos que actúan de manera ilegal y saltándose las normas, sale beneficiado. Y desde Glovo tienen que saber perfectamente quienes son y como actúan. Pero quizás o no pueden hacer nada de verdad, o no les interesa. Aquí se trata de tener el máximo de entregas sin incidencias y que los trabajadores no se revelen por malas condiciones salariales. Si un trabajador ilegal tiene a su vez a cuatro trabajadores que no se quejan y trabajan a destajo, se traduce en que tienes un a trabajador contento y no te dará problemas. Con lo cual, creo que desde Glovo, no están en contra de esta práctica. Si Glovo quisiera solucionarlo, lo haría de manera sencilla. Límite de entregas por noche, o reducción de tanto por ciento de beneficio por más entregas. Pero eso sería como ponerles palos a las ruedas. No puedes penalizar al que más trabaja. Con lo cual, el problema es gordo y de difícil solución.

 

Riders fallecidos por mala praxis.

A todo esto, se nos olvida que los fallecidos son riders que normalmente se suelen saltar las normas de circulación. Dicho por propios trabajadores de la compañía, saltarse unos cuantos semáforos suponen hacer unas cuantas entregas más. Con lo cual…, mal empezamos. Por esa misma regla de tres, el taxista se podría saltar semáforos e ir al doble de la velocidad permitida, para poder coger a más clientes. Existen unas normas y se deben cumplir. Con lo cual…, si mueres por ser un cafre, es tu problema. No hay más. Me hace gracia ahora que veo a riders saliendo a protestar por las malas condiciones, queman mochilas a modo de queja por como los trata la empresa.

Pues bueno, creo que nadie te pone una pistola para que trabajes para ellos. Con lo cual, si trabajas para ellos, acarrea. Si no, búscate otra cosa. Pero claro, como si no lo haces tu, hay una lista de espera enorme de gente que quiere tener la licencia…, te lo comes y prefieres trapichear en vez de trabajar de manera legal o buscar otra cosa. Vamos, que existe mucha mala praxis detrás de todo esto, y como siempre lo fácil es disparar al poderoso. Que ojo, no dudo que es culpable de muchas cosas, pero que, de otras, el rider es el principal responsable.

 

Conclusión AAM sobre riders fallecidos.

Tengo la extraña manía o capacidad de no sentir sensibilidad por el ser humano. Vale, por los cercanos a mi si, pero por el resto en general…, no me cuesta faena no empatizar. Y ojo, con esto no digo que sea un insensible. Tengo mucha sensibilidad. Sufro por los míos y por gente que conozco, pero para desconocidos…, no tengo dificultad en verlos con distancia y frialdad. Quizás eso es lo que me permite ver los casos de manera muy objetiva y sin casarme con nadie. Tengo claro que Glovo está cometiendo muchos errores. Pero de igual manera, tengo claro que los trabajadores de Glovo, los que lo hacen mal, son más responsables de que todo esto desemboque en locura generalizada.

Y por supuesto, no apoyo que ahora existan estas protestas generalizadas por el fallecido de Glovo. Entre otras cosas, porque se protesta su muerte, una muerte de un trabajador ilegal al cual la empresa, cubrirá los gastos ocasionados cuando se podría haber lavado las manos. Todo muy curioso. Mal por todas las partes, incluida la nuestra. Si yo como consumidor de este servicio le diera la espalda…, y como yo la mayoría, ellos no tendrían negocio y todo esto no pasaría. Así que cada uno con su parte de culpa, pero para mi, la principal responsabilidad es la del rider por no cumplir las normas.

 

¿Me ayudas?

AAM es un blog que inicié como hobby para matar las muchas horas que tengo en el trabajo. Con el tiempo lo he ido haciendo rentable pese a no tener ni idea de web. A día de hoy es un blog que da beneficios, pero está algo estancado. El crecimiento es lento pero progresivo. Ayúdame ha que crezca más rápido. Comparte el blog y/o redes sociales entre los tuyos. El boca a boca es lo que más ayuda a un rápido crecimiento. Os dejo los enlaces. Gracias. TelegramTwitterWeb.