Saltar al contenido
Androidealmando.com

San Juan tecnológico

25 junio, 2019
San Juan tecnológico

 

Un año más somos egoístas.

Asumo que soy igual de egoísta y cínico que todos vosotros. Al menos en el aspecto en el que me quiero referir. Hablo de la verbena de San Juan y como cada uno de nosotros nos olvidamos del mundo que nos rodea y vamos a la nuestra. Creo que es la noche donde todos pensamos de manera ingenua que las aves deben dormir en una nube o que tienen un botón de power y se ponen en standby. Así que de entrada…, voy a hablar de las palomas. Vale, asumo que un numero importante de lectores, dejará de leer el artículo. Pero para los que os quedéis…, que sepáis que obviamente va a ser un artículo tecnológico, y, por otro lado, muy instructivo por las cosas que seguramente no sabemos de ciertas cosas que voy a comentar. Lo dicho, las palomas pueden vivir hasta 30 años, curioso. Es la única ave en el mundo que no necesita levantar la cabeza para tragar el agua. Puede ver a más de 30km de distancia. Me parece una locura y algo difícil de creer/entender. Puede viajar más de 800km en un día. Ven colores como nosotros. Durante la primera y segunda guerra mundial, al igual que en la historia, su papel fue fundamental como mensajeras. Así que…, si han sido y son importantes ya que se dice que son necesarias para mantener el ecosistema…, ¿Por qué esa noche las maltratamos? Hoy os ofreceré un San Juan tecnológico.

Animales y aves ese día lo pasan fatal.

Me he centrado en las palomas, por poner algo, pero hay muchas especies (y bebés humanos) que esa noche lo pasan fatal. Por ejemplo, perros y gatos. Ellos tienen unos sentidos muy desarrollados y cada vez es más típico drogarlos esa noche para que la pasen de la mejor manera posible. Con lo cual, estamos dando como válido que, para el disfrute de muchos, vale venga, la mayoría, un gran numero de animales sufran. ¿Solución? Pues lamentablemente no la hay. He pensado mucho sobre como solucionar este tema, y la verdad…, la solución que se me ocurre, es cuanto menos, poco realista. A continuación, os contaré lo que se me había ocurrido, y obviamente tiene mucho que ver con la tecnología. Pero como todo en la vida, requeriría de un gran despliegue económico que obviamente, nadie está por la labor de hacer. Y menos para acabar con una tradición que a saber desde cuando tenemos. Si no se ha acabado todavía con el tabaco y los toros…, dudo que se quiera hacer algo con una cosa que ocurre una vez al año.

 

El San Juan tecnológico.

Una de las soluciones pasaría por habilitar un espacio (muy grande), cerrado e insonorizado. De esa manera todo aquel que quisiera tirar petardos, podría hacerlo en ese espacio sin necesidad de molestar al resto. Pero tenemos el inconveniente de los cohetes. Para eso ya tendría que ser un espacio muy grande y tremendamente elevado. Con lo cual, el tema se complica mucho con una de mis posibles soluciones. Lo solventaríamos a nivel terrenal, pero en el tema aéreo, con lo cohetes…, palmamos. No veo viable una estructura de tanta altura. Es técnicamente imposible. Pero para ello tengo otra solución. Acabar directamente con la pólvora. Construir esos grandes complejos cerrados y acústicamente preparados. Y como hay que solucionar el tema de la altura…, pues nada, no hace falta que sean excesivamente grandes. Unos cubículos del tamaño que se quiera donde por dentro todo sean pantallas en el suelo, paredes y techo. Dentro las personas podrían tirar unos elementos concretos contra las paredes y al tocar, harían sonidos y luces. Al más puro estilo petardos de San Juan. Vale, seguramente podríamos simular casi por completo el tema luz y sonido, pero nos queda el olor inconfundible de la pólvora. Pues para eso se puede usar esencias, que salgan de manera controlada y genere un escenario lo más parecido posible.

 

¿Es posible un San Juan tecnológico?

Pues seguramente sería posible y muy posible. La cuestión es que seguramente no es viable. Se necesitarían muchos recursos para conseguir hacer eso. Aparte de acabar con una tradición que ya sabemos que es muy complicado de conseguir. Viable como tal lo es. Incluso podrían ser espacios fijos que estén todo el año disponibles para una experiencia especial. El precio que costaría entrar en este tipo de sitio no tiene por que ser necesariamente alto. Por 10/20 euros la entrada podríamos tener esa experiencia y desde luego, mucho más económico que el precio que invertimos en la noche mágica. Pero como digo, es algo que matemáticamente es imposible que ocurra y no pasa de un sueño ingenuo que se me ha ocurrido. Nadie estaría por la labor de apoyar este tipo de estructura. Pero vamos, que posible como tal, a día de hoy es perfectamente posible y técnicamente viable. Otra cosa es que fuera interesante para algún empresario.

 

¿Te has quedado con ganas de más o quieres otra visión del tema con la voz de quien los escribe? (Anchor , Podcast,  Spotify)

Lo que no vemos de la verbena.

Lamentablemente esta noche mágica tiene unas consecuencias devastadoras a nivel ecológico. Estamos hablando que, en ciudades como Barcelona, el año pasado se recogieron más de 20 toneladas de residuos (sólo en la playa donde se suele hacer la celebración). La gente esa noche suele ser muy guarra y la lían parda. Por no hablar de destrozos. Entre contenedores quemados, borrachos que dejan sus potas por las calles, robos, violaciones, retrasados mentales que se ponen a romper retrovisores como algún video que he podido ver donde niñatas borrachas de actimel se lían a reventar retrovisores y encima lo cuelgan en la red, y cosas varias…, las ciudades se ponen la venda en los ojos ante el desfase de la ciudadanía. Es una locura generalizada que como es una vez al año, a nadie parece importarle el pararlo. Es como una purga. ¿Habéis visto la película? Pues igual. Una vez al año, nos volvemos locos y no pasa nada. Pues si, señores, si que pasa. Y pasa que yo el sábado me llevé un perdigonazo de un loco que supongo que estaría hasta las narices de los petardos y me impactó en la espalda. No era un petardo, cohete ni nada, era una bola de metal. Me ha dejado una buena marca. Y suerte que fue a mi, le da a mi hijo que estaba al lado y a saber como quedaba. Fue fuerte, silenciosa y venía de lejos porque no vi a nadie cerca. Y esa es un triste resultado de un loco cansado de una situación que no es del todo normal.

 

Conclusión AAM sobre San Juan tecnológico.

Entiendo que de cada diez hay uno que va a tener problemas con la verbena. Por familiar enfermo, bebés, animales…, con lo cual, la solución suele ser sencilla (ajo y agua). Pero no debería ser así. Buscar un sitio concreto donde tirar petardos es lo más viable. No es una solución porque de siempre se han tirado y aunque existiese un sitio cerrado y habilitado para ello, la gente los seguiría tirando donde fuera. Pero hay que intentarlo. Todo barrio tiene una plaza o sitio amplio que se puede habilitar para los petardos. Poner estructuras que absorban el sonido y moleste, aunque sea un poco menos. Si no se intenta, seguro que no se consigue nada. Os recuerdo que no hace mucho en los paritorios se fumaba, y en el metro y avión. ¿Os imagináis que eso pasase ahora? Pues no pasa porque, aunque parecía de locos, se tomaron medidas. Pues en este tema igual. Intentemos buscar medidas, o hacer un San Juan tecnológico. No me parece justo que por el disfrute de unos (me incluyo porque participo en mayor o menor medida), tenga que significar la pesadilla de otros. Insisto en que tengo claro que no se puede acabar con la tradición, ni creo que se deba. Pero quizás si que se debería actualizar. Ese ecosistema por el cual se nos llena la boca tanto de intentar salvarlo/recuperarlo…, ese día también lo sufre. Minimicemos los daños de ese día lo más que se pueda para si bien no solucionar el problema de muchos, si reducir su daño.