Saltar al contenido
Androidealmando.com

Televisiones 4K Android Tv, ¿es el momento?

26 noviembre, 2018
Televisores 4k

 

 

Ofertas tentadoras, ¿valen la pena?

Hoy queremos tratar un tema que seguro que a más de uno le estará rondando por la cabeza. Tienes un televisor y estás tentado de comprar uno de los modernos y bonitos que te ofrecen por “poco dinero” teniendo en cuenta todo lo que llevan. Decidir sobre si necesitas cambiar de televisor es complicado. No existe un perfil que podamos tomar como correcto a la hora de cambiar de televisor. Además, algunos como yo, venimos de una época donde los televisores en casa duraban 20 o 25 años, con lo cual…, mal vamos.

¿Cuánto tiempo debería durar un televisor? Pues bien, sobre el papel, teniendo en cuenta que los electrodomésticos de hoy en día no son como los antiguos, donde duraban años y si se estropeaban se reparaban…, ahora podemos contar con que si nos dura 6 años resistiendo al tiempo, niños que pueda haber por casa y horas que la usamos…, ya estaría bien. No sé si me estoy columpiando con el tiempo o si os parece poco. No lo tengo claro la verdad. Pero será la referencia que tome. Si tienes un televisor de más de 6 años…, quizás va siendo hora de cambiar.

 

Motivos por los que cambiar de TV.

Personalmente si tuviera un televisor en el ya obsoleto formato 4:3 o si no tiene TDT incorporado, serían dos motivos serios por los cuales cambiaría de aparato. Y más como dije antes, si tenemos en cuenta que existen televisores muy económicos, incluso por menos de 300 euros serán mejor que ese viejo que tienes. Pero tampoco creo que haya que escatimar tanto. ¿Cuál sería el precio correcto a pagar por un buen televisor? Pues a mi modo de ver, entre 500 y 999 euros como tope. Creo que en la franja de 500 euros hay buenos televisores. Si vamos a los 700 mejores, y entre 800 y 900 euros tenemos muy buenos televisores. En cuanto a lo que debe tener un televisor…, de nuevo entramos en temas muy personales. Vamos a revisar algunos de los parámetros que creo que debe tener vuestro futuro televisor.

 

¿Cómo tiene que ser mi televisor?

Vamos al aspecto técnico y que todo el mundo se pasa por el forro. El tamaño. ¿Importa? Por supuesto, y no en connotaciones sexuales. El tamaño importa porque más grande no significa mejor, en este caso que nos ocupa. Puedes tenerla muy grande y no conseguir mejores resultados. Recordad que estamos hablando de televisiones, no nos olvidemos, picarones. Si tu distancia es menos a 3 metros, como es el caso de muchos de nosotros, con una de 32/37 pulgadas tenemos más que suficiente.

Es en esas medidas donde encontramos muchas televisiones en 4K, Led y mil historias más por menos de 400 euros. La verdad es que el tamaño que nos van a intentar vender es un 55” por decir algo. Las pequeñas cada vez se quedan más estancadas. El motivo es sencillo, para que me voy a comprar una de 32” si por el mismo precio tengo una de 55”. Y es un argumento de peso, pero con trampa.

 

A mayor tamaño, peor calidad.

Es una cosa totalmente cierta. Contra más grande sea la pantalla y menos distancia tengamos, peor la vamos a ver. Y ese peor se nota especialmente cuando ponemos algún canal o programa que no está emitido en 1080p. Allí nuestros ojos sufrirán, y os lo digo por experiencia. Se nota muchísimo cuando ponen algo que no se emite en 1080p. Con lo cual, pese a que entiendo que apostéis por televisores de grandes tamaños, creo que no es la decisión más acertada. Dicho esto y conociendo las distancias y tamaños recomendados…, yo tengo una 49” y tengo unos 2 metros de distancia, con lo cual…, al final una cosa es la teoría y otra la práctica. Comprar la que os parezca mejor.

 

Marcas a elegir.

Hay una infinidad de marcas, y no hay una que sea mejor que otra sobre el papel. Son pequeños matices que las hacen diferentes. Pero por la experiencia, yo descartaría marcas como Thompson. Y no porque sean de mala calidad, simplemente este tipo de televisores tienen unos menús poco atractivos y personalmente se me hacen pesados. Si tengo que quedarme con un televisor por menús, sería seguramente Samsung. Me parecen cuanto menos, los más visualmente agradables. Llevo más de una década con televisores

Sony y es horrible ver como no evolucionan en ese aspecto y siguen anclados en menús antiguos. Dejando de lado ese aspecto, la elección como dije es muy personal. Yo me quedaría con una Sony o Samsung y descartaría el resto. No por nada en particular, simplemente por sensaciones y porque veo a esas dos por encima del resto. Aunque para que nos vamos a engañar, luego cuando las vives desde dentro…, quizás esa percepción no sea exactamente así.

 

4K y Android TV, ¿necesario?

Ni una cosa ni la otra. Si estáis pensando en cambiar de televisor por el simple motivo de tener 4K o Android Tv, os diré personalmente y con total conocimiento de causa que estaréis cometiendo un enorme error. Primero, el 4K está tremendamente verde pese al tiempo que lleva. Si compráis por el 4K, lo vais a disfrutar con servicios como Netflix, pagando una cuota mayor, o alquilando películas en ese formato y con el equipo adecuado. Con lo cual, como poseedor de una televisión con 4K y con servicio Netflix adaptado…, os digo que personalmente no me merece para nada la pena.

Eso sí, cuando viene visita, te pegas el vacileo de ponerles un video YouTube grabado especialmente en 4K para lucirla y listo. Como hacen en las tiendas. Por otro lado Android TV. Casualmente mi televisión también tiene Android Tv y vuelvo a decir lo mismo, no vale la pena. Android Tv integrado es la peor de las ideas. Falta de compatibilidad de la mayoría de Apps que tendrás que poner externamente, y de postre, las televisiones vienen con muy poca memoria RAM, lo que hace que muchas de esas Apps no funcionen o se cuelguen por falta de memoria.

 

Conclusión sobre televisiones 4K Android TV.

Si vais a cambiar de televisión porque la vuestra funciona mal, es de tubo, no tiene TDT o similar…, perfecto. Pero si el cambio es simplemente por pasar al 4K o tener Android Tv integrado…., es una horrible idea. Si queréis tener una SmarTv, venden aparatos que os la convierten en una de ellas por muy poco dinero. 15 o 20 euros tranquilamente tenemos uno de ellos, y no va a ir peor que un Android Tv integrado, eso seguro.

Así que tal como cuando empecé el artículo tenía claro que no iba a aportar demasiado…, creo que al final sí que he dado unas pautas interesantes a tener en cuenta si queremos cambiar de televisor. Como dije y diré siempre, a la hora de la verdad, cada uno sabe cómo está su economía, con qué frecuencia cambia de aparatos y en definitiva, cada casa es un mundo.