Saltar al contenido
Androidealmando.com

Viviendo haciendo trampas en el UNO

10 mayo, 2019

Has vivido haciendo trampas y lo sabes

Si pensamos en un juego de mesa popular y muy divertido, seguro que todos pensamos en el mismo. El popular juego de mesa “UNO”, a través de su cuenta oficial ha desmontado una de las tramas más bestiales del mundo de los juegos de cartas. Hemos estado toda la vida haciendo trampas y aprovechándonos de unas normas que nos hemos sacado de la manga. Me explico. En la cuenta oficial de Twitter han desvelado un secreto que seguro todos teníamos claro pero que omitíamos porque nos interesaba. Si tiras un +4, no es posible tirar un +2 para sumar. La verdad es que soy fanático de este juego y tengo que decir que nunca se me había ocurrido eso. Si que se me ha ocurrido, y he usado como muchos otros, la técnica de +2 +2 +2 +4… Y que el que se las lleve acabe pillando 8, 12, 16, 20… Es un clásico. También el uso de comodines a modo de repetición de carta de abajo, vamos, los clásicos del juego.

 

Un juego con muchas variables.

He jugado contra muchas personas, y he podido ver tantas variantes a la hora de jugar que es sorprendente. Todos acaban adaptando el juego a su manera, y creo que en eso reside parte de la magia del UNO. Me parece muy bien que los creadores del juego maticen eso, pero como dicen muchos usuarios, “mi mazo, mis reglas”. Porque si nos tenemos que ceñir a las normas del juego, cuando te tiran un +4, tienes el derecho a pedir revisión por si tenía una carta válida para tirar antes de esa. De ser así, el que te ha tirado el +4 debe coger seis cartas. Una norma que me parece absurda, porque si ves las cartas que tiene tu rival, coges ventaja, con lo cual, todos pediríamos revisión. Es decir, el juego viene con unas normas, y luego tu las adaptas a tu antojo y la mayoría acabamos dando como válidas esas normas, básicamente porque todas ellas se rigen más o menos de un sentido común y normas similares.

 

El juego oficial también hace trampas.

En Android e iOS tenemos una problemática, según la teoría de sus creadores, también hacen trampas. En el juego, que por cierto es muy bueno (pese a que lo he dejado de lado), se puede hacer precisamente lo que critican en el juego. Puedes sumar +2+2+2+2, con lo cual, ellos mismos están contradiciéndose con las normas. Así que como Twitt gracioso o de repercusión, está muy bien. Pero sobre el papel, ellos mismos se tiran piedras sobre su producto. Así que ya sabes, sigue jugando como quieras, faltaría más. En el fondo, el Twitt no busca polémica ni nada. Es mas un Twitt gracioso y troll que no uno crítico sobre la situación que se da. Respecto al juego, lo he dejado en parte porque me canso de jugar con compañeros que son unos psicópatas. Que te quede una carta, y que ellos la vean y tenga un cambio de color y que te pongan un color diferente al que tienes es de traca. Hay cada zoquete en el juego…

 

Conclusión AAM sobre haciendo trampas.

Calificar de tramposos a los que modifican las normas de este juego es excesivo. Todos sabemos que forma parte del juego el modificarlo para hacerlo más atractivo y divertido. Es lógico de un juego que lleva muchísimos años alegrándonos los días. Es un punto de unión familiar que genera risas, mosqueos, y de todo un poco. He visto a gente irse picada de mi casa porque lo que ha empezado como un juego divertido ha terminado en guerra de parejas donde se ha ido a hacer daño y a fastidiar de manera deliberada. Incluso creo que yo personalmente he tenido algún pique “cariñoso” con mi mujer que es muy competitiva en este juego. Así que seguid haciendo “trampas” que es la magia del juego. Y para trampas, las que hacía yo de joven, donde aprovechando que tengo gafas, me escondía en la patilla alguna carta tipo +4 o comodín para cogerlo cuando me convenía sin que nadie se diera cuenta. O barajar las cartas dejando debajo un +4 y al repartirlas cogerla a modo de repartición cuando me toca a mí. Un clásico. Tanto en el juego sin trampas como con trampas…, soy una máquina jejeje. Pero vamos, que eso han sido casos puntuales y aprovechando el jolgorio. Suelo jugar de manera legal siempre.